Corre bajo la lluvia

Hoy salí a correr y cuando estaba justo a la mitad del camino comenzó a llover. En el momento pensé: «Se me va a dañar el pelo, me puedo enfermar si me mojo, debo buscar dónde esperar a que se vaya la lluvia» y acto seguido volví a pensar: «mi pelo igual lo tengo que lavar, por unas lloviznas nadie se enferma y esta lluvia lo que hará es refrescarme» – ¡Cambié el pensamiento! ♥️ Fui capaz!!! Y es …que en tantos momentos de la vida vamos a recibir inesperadas sorpresas y nos toca a nosotros decidir como las recibimos, las enfrentamos y las atravesamos! Pensar lo mejor es siempre una decisión, somos responsables de renovar nuestros pensamientos, así como dice Romanos 12:2 – es la única manera de ser transformados cada día.
Al final del día, correr debajo de la lluvia es una de las bendiciones más ricas que Dios nos regala!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *