Dios me llevó a la orilla

Ayer salí a practicar paddle board… Dios siempre habla a mi vida mientras practico este deporte que tanto me gusta (creo que la razón por la que me gusta tanto es porque logro escuchar su voz de forma impresionante mientras lo practico). Imagina esta escena: Estoy parada sobre mi tabla buscando afanadamente ver algún Manatí o Delfín en el agua, remaba de un lado a otro y no veía nada. De pronto …su voz: «Hija, permanece quieta, deja de remar. Guarda tu remo, pero permanece en pie y observa». Lo hice. Pensaba que me dirigiría directo al animalito que quería ver… Cual fue mi sorpresa cuando mi tabla, poco a poco y muy gentilmente comenzó a girar en la dirección opuesta a la que yo iba. No habían olas, solo una suave brisa que me acariciaba y me movía a la vez. Poco a poco fui dándome cuenta de que me dirigía hacia una orilla. Mi tabla llego sin yo buscarlo, directamente a una hermosa orilla con flores. Su dulce voz nuevamente me enseñó que…


#1- La voluntad de Dios siempre te llevará a un lugar seguro. A un lugar donde podrás pisar tierra firme.

#2 – Permanecer quieto no significa que no te moverás, sino que dejarás que te mueva Dios.

# 3- Que a veces andamos 

afanados buscando cosas, experiencias, aventuras, amores, diversión… No importa como les llames, pero son los ideales que creemos nos darán felicidad. Y la voluntad de Dios siempre te dará la paz y el gozo que verdaderamente llenará tu alma del verdadero gozo. El que no tiene fin.

Su voluntad siempre es más hermosa que la nuestra. Dios nunca te dejará varado en el medio de nada, de su mano llegarás a la orilla y llegarás descansado. Cuando llegues te darás cuenta de que no pudo haber pasado mejor cosa que dejar de remar, permanecer quieto y dejar que El te moviera hacia el lugar que diseñó para ti.

Es hora de guardar el remo. Descansa y disfruta la brisa. See More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *